Y al mirarlo a los ojos la estrella se enamoró de aquel angel perdido, y supo que desde aquella noche su luz ya tenía dueño




sábado, 14 de abril de 2012

EL CIELO DE LOS ANIMALES


Esta mañana se fue un trocito de mi cielo,  voló de mi lado cuando aún casi no había comenzado a vivir.
La vida muchas veces es cruel , se lleva de nuestro  lado a pequeños angelitos sin darles tiempo a existir.

Mi pequeña nubecita murió en mis brazos, mirándome con sus ojitos vidriosos , preguntándome con la mirada triste, porque?? yo no he podido retenerlo a mi lado,  he visto como se apagaba sin poder hacer nada por él, solo abrazarlo fuerte y decirle que no tuviera miedo,  porque allí donde iba  el dolor y el sufrimiento no existen,   mi corazón siempre estará  junto al suyo cuidándolo.

Mi pequeñito ya no está aquí pero siempre vivirá en mi recuerdo, como todos los animalitos que pasaron por mi vida y me regalaron ese cariño y ese amor que solo ellos saben dar.
Descansa en paz mi amor

9 comentarios:

Primavera dijo...

Las mascotas dan alegria, compañia nos regalan afecto por tan poquito...se les toma afecto y cuando marchan el dolor es profundo....
Lo siento mucho pero si sufria es lo mejor que le pudo pasar...
Siempre lo llevaras dentro de ti...recordandolo el buen compañero/a que fue durante este tiempo que estuvo contigo.
Besitos

Rocío González dijo...

Un poco de ti se lleva a su vije, un poco de el se queda contigo y la gratitud en el corazón de ambos, por haber podido compartir un pequeño pedacito de vuestras vidas juntos.
Un abrazo.

Jose dijo...

No te imaginas cuanto siento esa pérdida que cuentas, siento enormemente verte triste Antares… deseo que ese consuelo que sientes al pensar que allí donde va no existe dolor, te ayude a sentirte mejor…
Un Beso Muy Fuerte

AMBAR dijo...

Pues asi es, se les estima con cariño y duele cuando se van, es increible que algunas personas les hagan daño, sin ningún remordimiento.
Los que llamamos animales suele ser más nobles que las personas.
Un abrazo.
Ambar

Ignacio Diaz dijo...

Hola. Vengo a avisarte que después de mi novela Detrás de las sonrisas comenzaré a publicar mi nuevo trabajo, Ella, ella y ella, en mi blog:

http://www.largocaminodelolvido.blogspot.com.ar/

cuento con tus ojos...

Seo dijo...

lo siento. el cariño que uno tiene a sus mascotas a veces no se comprende visto desde fuera, pero es muy grande y duele mucho cuando se van o cuando se enferman
son parte de nuestra familia

saludos

Patricia 333 dijo...

Yyo sin saberlo :( duele mi niña duele y que te puedo decir yo de ese dolor si mi dolor mas grande es y sera perder un angelito mi bebita , mi pedacito de vida volo al cielo .....

Te mando un beso con todo el cariño que sale de mi alma para ti

Anónimo dijo...

Comparto tu dolor antares porque el mismo se apoderó de mi hace tres meses cuando mi mascota, compañero, mi hijo, mi estrella partio de lado. No lo supero y no lo superare jamas. Con un corazon fraccionado, me despido con mi mayor consuelo para ti. Un abrazo.

Amor es la Verdad dijo...

Antares, halle tu blog, espero no hay sido casualidad, ya que el dia 6 de este mes nacio una pequñita a quien por nombre le dieron, Samantha, era una pequñita cuyita como le deicamos, ella tenia todos los nombres que se nos ocurrian con mucho cariño, la gorda, petosita, la cochinita, la vaquita, y muchos mas mis hijos salieron fuera de la ciudad para estudiar una carrera que no hay aqui, la dejamos encargada con una tipa, esta de la peor calaña, no le dio de comer, murio de hambre, cuando llegamos mi esposa y yo hallamos tendido su cuerpecito como una niña o una muñequita,aun tibio, mi dolor hasta hoy continua, era muy cariñosa conmigo y el mayor de mis hijos le enseño a dar besos cuando se lo pedia, y me hacia muchas travesuras entre ellas una que se la muertita y nos asustabamos mi esposa y yo, despues de su muerte la escuchaba llorando de miedo como ellos lo hacen, no le comente nada a mi esposa, pero ella me hablo asustada en mas de una ocasion para decirme que la escuchaba, hlo que tu, la sepulte entre llanto y dolor y me acompañaron dos perritos que tenemos en casa, cuando ella murio la tipa la dejo en una mesa que tenemos en el patio a un lado de la ventana, y estaban a un lado, no ladraron cuando llegamos y se quedaron al lado dela mesa, como custodiandola, por eso les digolas palabras del Maestro Jesucristo: ay de aquel que lastime al mas pequeño de mis hermanos, mas le valdria no haber nacido.