Y al mirarlo a los ojos la estrella se enamoró de aquel angel perdido, y supo que desde aquella noche su luz ya tenía dueño




miércoles, 3 de febrero de 2010

LA MENDIGA DE CARIÑO


Como cada noche alzó sus ojos al cielo y buscó con mirada ansiosa su estrella, la única que la escuchaba, la que conocía todos sus secretos y deseos, la que la veía llorar cada día en silencio; sentía que esa noche la necestiaba más que nunca...
De repente sus ojos empezaron a llenarse de lagrimas, no podía verla, ella tambien la había abandonado? la última luz de su vida tampoco brillaba en su oscuridad., Porque?
Sintió que iba perdiendo las pocas fuerzas que le quedaban, ya no podía seguir luchando, ya no merecía la pena, para que?
Lentamente fue hacía su cuarto, se estiró en la cama y empezó a recordar mientras grandes lagrimas rodaban por sus mejillas.
Pensó en su vida, una busqueda constante, una triste espera, un grito apagado que se había ido perdiendo en el tiempo, siempre anhelando una palabra dulce, un gesto tierno, una mirada de amor sincero, simplemente un poco de cariño desinteresado...tampoco era pedir tanto...
Había vivido una vida vacía intentando ser lo que los otros querían, dando todo lo que tenía sin recibir nada a cambio pero esperando en secreto un te quiero que le diera fuerzas para seguir adelante. Pero ese momento nunca llegó, nadie la quiso por completo sin reproches y sin intentar cambiarla, nunca fué lo más importante para alguien; ella se despreciaba a diario pensando no ser merecedora de ese cariño, sintiendose diferente al resto de la gente, sintiendo que no pertenecía a este mundo donde nadie la entendía.
Poco a poco sus ojos se fueron cerrando y se fué sumiendo en un profundo sueño, ese sueño que siempre le traía la felicidad que no había conocido, la alegría que le faltaba a su vida; ese sueño donde si habían caricias y palabras bonitas solo para ella, donde era especial, ese sueño que durante años le había dado el oxígeno para seguir respirando.
En ese momento una sonrisa se dibujo en sus tristes labios y una luz brillante llenó su corazón; era su estrella que cansada de verla sufrir había venido a buscarla para llevarla a un mundo nuevo, un mundo en el que no tendría que pedir que alguien la quisiera tal como era, donde ya no tedría que volver a mendigar cariño.
Como en un suspiro su corazón se paró hasta que su latir fué solo un recuerdo cada vez más lejano, cada vez más borroso
...

7 comentarios:

how to ollie dijo...

This is a great post, I love it.

azul dijo...

Seguramente esta historia tiene nombre y apellido...porque tienen que haber tristemente personas que se hayan sentido asi...

Muy bonito escrito...

Un saludo

FAIL dijo...

Esta entrada me parece espercialmente triste aunque muy tierna a la vez.
Siento frío al leerla, no me preguntes por qué pero a veces los textos me producen sensaciones..
Eso es lo importante, que me haces sentir al escribir.

Besitos preciosa

Ofelia dijo...

Eva, tus palabras me han emocionado hasta el punto de hacer que me saltaran las lágrimas.

Eres un tesoro, nunca lo olvides.

Un abrazo

Cantares dijo...

Es conmovedor, cuantas historias tristes hay en la vida, siempre pienso que lo bueno que tienen es que cuando llegan las alegrìas las disfrutamos màs.
Bueno! soy optimista jajaja
Besos

ANTARES dijo...

Gracias me alegro que os hayan hecho sentir algo mis palabras, eso es muchísimo para mi.
un beso

Anónimo dijo...

me gustan mucho los escritos, lástima que en ellos casi siempre se refleja la amargura y la tristeza. Ojalá algún día lo que te mueva a escribirlos sea la felicidad... SMUAAAAAAAK Sha-bee